viernes, octubre 7

¡¡¡ PONER LOS CUERNOS !!!


Si me preguntas qué prefiero:
¿Que me pongan los cuernos o ponerlos?, la respuesta la tengo absolutamente clara: PREFIERO ACOSTARME CON UN EQUIPO DE FUTBOL, ANTES DE QUE MI PAREJA LE DE UN BESITO A UNA MUCHACHA  EN LA MEJILLA (y os aseguro que no soy celosa).

Claro, tu pensarás que soy una listilla y que esta respuesta es obvia; que siempre es más divertido ser tú la infiel, que no tu cónyuge.

Y como este tema me interesa mucho, he hecho un estudio entre mi entorno (amigas, compañeras y algún que otro hombre) y he llegado a la conclusión que, poner los cuernos es muy divertido !!!

Las citas a escondidas, el sexo clandestino, las llamadas al ir al baño, las miradas desde lontananza… ¡Oye! ¡qué esto mola bastante!
Lo malo, es cuando te colocan a ti los tubos, las astas, la cornamenta ... ¡Eso es una autentica putada y no se puede perdonar jamás!, ¡estaría bueno!.

- Cuando decidimos tener un encuentro extramatrimonial siempre encontramos una excusa para hacerlo:
Que no le gusta hacernos el cunnilingus (la verdad es que les gusta poco), que ronca por las noches (esto sí que es para que te pongan los cuernos), que no baja la tapa del WC después de orinar (¡joder! con lo poco que cuesta), que siempre que nos regalan algo, lo hacen con un gusto espantoso y lo tenemos que cambiar (pero si solo tienes que ir a Prada o a Gucci  o incluso a Tiffany  y dejar que el dependiente te asesore ¡que no cuesta tanto chaval!, ¡que no tienes gusto! Que no te enteras) que, que, que ... Siempre encontramos una razón de gran peso, para excusar nuestra infidelidad.

- Peroooo, cuando es a nosotras a las que ponen los cuernecillos, la cosa cambia considerablemente:
No encuentras ninguna explicación lógica o ilógica, para que el hombre (en este caso hijo de puta), haya podido cometer tal acto miserable, abominable, humillante y repugnante.  (Si con la tía con la que nos los “han puesto” es más fea que nosotras todavía alivia algo, piensas que es un imbécil y ya está. Pero si está mucho más buena que nosotras y mucho más joven, sólo nos queda el cirujano plástico para salvar nuestra dignidad).



Por mucho que le hayamos chillado; que le hayamos hecho esperar porque nos hemos cambiado 10 veces de modelito; a pesar de capar la televisión para que no pueda sintonizar ningún partido de fútbol; que cada vez que cocinamos haya que llamar a los bomberos (por cierto que bien les sienta el uniforme ignífugo); que jamás cerramos la pasta de dientes y que le desordenamos los CDs …
Con todo esto y más, no consideramos que sean motivos de peso, para ¡que se cepillen a la vecina de abajo, a su secretaria, a su exnovia, a la chica de la asesoría, a esa amiga casquivana o a la asistenta de Arnold Schwarzenegger!

Si te las quieres cepillar, chaval, déjanos primero y después te lanzas a los brazos de todas e, incluso a los de Arnold. Hasta podéis hacéroslo con todas a la vez (veo difícil que tengan tanta capacidad sexual, esto no lo veo muy claro).

Así que después de este estudio científico, he llegado a la conclusión que no debemos acostarnos con señores que tengan pareja y, que no es tan divertido ponerles la cornamenta a nuestros hombres.

La razón de más peso que os voy a dar, la vais a entender perfectamente: SER INFIEL ESTÁ MUY PASADO DE MODA.
¡Mirad a Berlusconi, el Rey de la Infidelidad!, ¡qué blasier cruzada tan fuera de tendencia lleva, junto a su pelo “just for man”! Paaaasaaaaadooooo de moda.

¡¡¡Y qué le voy a hacer si siempre sigo las modas!!!

¿A vosotras os gusta compartir un jersey de cashmere de Blumarine con otra mujer?
Pues NOOO, un jersey de cashmere no se comparte y un hombre tampoco.

Además, creo que debemos hacer una "Asociación de Mujeres que No Quieren  Compartir su Ropa", ¡Ah, perdón! ¡A sus Hombres!

Ya sé que pensareis que se me ha ido un poco la bola con esto de la solidaridad, pero es que las mujeres debemos ser solidarias entre nosotras, ¡¡¡Llamadme clásica!!!




Además no quiero que mi hombre (si es que algún día tengo alguno) pueda acostarse con mujeres por ahí, sin ton ni son, sin fundamento y sobre todo, porque los cuernos no favorecen a nadie, especialmente a las mujeres; ya que nos gusta mucho variar de look y con "esas cosas" sobresaliendo de la cabeza es muy difícil hacerse recogidos.
- Mujeres del mundo: Cuando no queráis estar con alguien, mandar al suso dicho a comprar tabaco y, mientras viene, cambiad la cerradura.

- Mujeres del mundo: Si algún churrito os gusta y tiene pareja, meteros bajo la ducha, tomad bromuro o tiraros al camarero que os sirve el mojito y que está soltero y es joven, pero no os acerquéis al comprometido.

- Mujeres del mundo: Los cuernos son tan humillantes que nosotras no debemos hacerle eso a nuestras homólogas. Eso lo hacen ellos, que no consiguen hacer dos cosas a la vez, pero sí tirarse a dos mujeres a la vez. ¡¡¡Mira qué listos los chavales!!!

- Mujeres del mundo: Vamos a ser libres y vamos a cambiar de novio cada semana, pero no vamos a vivir una mentira, ¡que no se lleva nada!

- Mujeres del mundo: ¿No tendréis por ahí un soltero para mi?

12 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo! Yo paso de ser infiel, que es muy complicado y estoy feliz como estoy, pero en el caso (improbable, ya digo), de que lo fuese, sólo con un soltero! Si las mujeres no nos apoyamos entre nosotras, estamos perdidas!
    Un beso, y genial la entrada!

    ResponderEliminar
  2. A mi me pusieron los cuernos y le deje. Ahora solo estoy con hombres solteros

    L. A.

    ResponderEliminar
  3. Yo prefiero poner los cuernos... Me parece mas interesante ja ja

    ResponderEliminar
  4. Como decía mi mamá: " No le hagas a los demás, lo que no quieras que te hagan a tí "

    ResponderEliminar
  5. Lili@_ Lilia, eres de las mías, mujeres que les gustan las mujeres pero que se acuestan con hombres... Muchos besos y me encantan tus comentarios

    ResponderEliminar
  6. L.A.@_ Y te aconsejo que estés con muchos hombres e incluso que les pongas los cuernos a todos!!! ¡Para compensar los tuyos!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo@_ Y yo prefiero ser libre como un pájaro y no mentir a nadie, ya me aburre decir mentiras.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo@_ Tu mamá es lista!!!! Hay que respetarnos entre nosotras SIEMPRE.

    ResponderEliminar
  9. Lo puedes decir más alto, pero más claro es imposible. Yo lo que pienso es que la infedilidad es un engaño a ti mismo, no a tu pareja...Si buscas algo fuera de tu casa es porque lo que tienes no te llena...y si no te llena, ¿para que seguir?, ¿Por comodidad?, ¿Por miedo?, ¿Por cobardía?...Déjala y luego sales de caza las veces que te apetezca...

    También considero que las parejas de los demás son intocables, uno no debe hacer lo que no le gustaría que le hiciesen...

    Sé que para muchos puede ser un pensamiento retrógrado, tanto la fidelidad como la intocabilidad de personas con pareja, pero que le voy a hacer, tal vez la cigüeña, Dios, o vete tú a saber quien, se equivocaron conmigo de época de nacimiento.

    En fin Cristina, no te preocupes, tu pensamiento es el correcto, los que se equivocan son los otros...así que tranquila, voy a a tirar de amigos solteros, guapos y ricos a ver si te cuadra alguno...aunque lo difícil es que sean ellos los que estén a tu altura...

    Un beso de tu amigo misterioso "whatsapero"

    ResponderEliminar
  10. Amigo "whatsapero"@_ Por algo conservé tu teléfono, todo es por algo. Así que hazme un poco de casting y yo prometo dejarte en un buen lugar... Y acuérdate del anillo, nos encanta. Somos unas románticas.
    Y ha sido un placer whastappear contigo amigo misterioso!!!!

    ResponderEliminar
  11. Querida Cristina...
    acabo de descubrir tu blog y ya soy adicta!!! pero al leer esta entrada me ha surgido una duda...
    Hablas de cuernos puestos con hombres casados o con pareja y dices que hay que ser solidarias con las demás mujeres pero, ¿y que hay de ponerlos con hombres solteros y sin ningún tipo de compromiso? ¿tenemos que dejar de ser "solidarias"?

    Lo peor de todo es cuando quieres al hombre con el que estás pero ya no te revolotean mariposas en el estómago, no tienes unas ganas locas de verle esta tarde y la peli del viernes-noche en su casa que antes te parecía tan tierna y apetecible ahora te resulta un aunténtico aburrimiento el viernes, el sábado y el domingo. Además no logras exorcizarte de "lo que te hizo pasar" ante sus inseguridades como hombre y sus ansias de comerse el mundo fémino. Pero, a pesar de todo, sigues ahí. Claro, hasta que redescubres a tu amigo hetero y libre; ese que está de toma pan...; y a base de cariñitos y atenciones diarias te roba un trozo de corazoncito (o lo que sea) que parece que quedaba libre y... surgen los tan temidos derechos.
    ¿Y ahora qué haces?
    Y no me vale eso de que no hay que hacer daño y que si no estás a gusto déjale volar como un pajarito. Que todos sabemos que no es tan fácil...

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  12. Yo no soy del tipo de hombre que le gusta poner los cuernos,pero a veces la vida te lleva o pone delante de un camino del cual es muy difícil salir. Puede que por circunstancias de la vida en pareja como hijos,enfermedades,crisis,etc no puedas disfrutar del sexo con tu pareja como deseas y debas buscar alternativas. Hablo en nombre propio y he vivido algunas de estas circunstancias,aunque yo no he puesto los cuernos,pero se que otros muchos en mi lugar si lo hubiesen hecho y considero que en tal caso el pecado no es justificado pero tampoco es para quemarlos en la hoguera. Cada caso es diferente y debemos analizarlo con calma.
    Eso creo yo,saludos.

    ResponderEliminar